Miguel Linares, Socio fundador de Linares Abogados, explica su visión sobre los ODS

Miguel Linares tiene más de 25 años de experiencia en el ámbito del Derecho Financiero. Ha desarrollado su carrera profesional en diversas empresas y despachos de primer orden como Cuatrecasas y Cremades & Calvo Sotelo. Ha destacado en los últimos años como especialista del mundo FinTech y la innovación, siendo reconocido por Chambers and Partners desde 2012 como experto en entidades financieras y en FinTech.

Socio fundador de Linares Abogados, donde desde 2010 viene desarrollando una actividad de asesoramiento legal a entidades financieras españolas e internacionales, en materias regulatorias y siempre con una visión sostenible.

 

¿Qué importancia tiene la sostenibilidad para tu despacho?

 

Somos “un nuevo concepto legal en el mundo financiero”. Linares Abogados nace con un propósito claro: aportar impacto positivo desde nuestra actividad, comprendiendo ese nuevo concepto que abarca nuestro entorno, lo que conocemos como nuestros grupos de interés, entendidos como: empleados, clientes, alianzas, proveedores, autoridades reguladoras y administración pública, y sociedad.

En Linares Abogados nos enfocamos en las materias en las que somos expertos. La especialización nos permite aportar valor añadido a nuestros clientes y este valor añadido se acompaña de un valor compartido. Es decir, a la vez que creamos soluciones para nuestros clientes aportándoles este valor añadido, creamos valor compartido para esos otros stakeholders. Para esto, diseñamos el Plan Director de Responsabilidad Social 2016-2019 y hoy contamos con las directrices del Plan de Sostenibilidad 2020-2023. Estos planes son el camino, la herramienta para llevar a cabo nuestra estrategia.

Por tanto, nos gusta decir, con la sonrisa ancha, que la sostenibilidad está en el corazón de Linares. Nuestras señas de identidad así lo identifican. La misión, o propósito común, versa así “somos una incubadora de talentos y un acelerador de habilidades de los profesionales que integran el equipo, lo que revierte en un servicio excelente, prestado desde una cultura responsable y ética”; a la vez que nuestra visión pone el foco enser referentes en nuestras áreas de especialización, en nuestro compromiso con la comunidad que nos rodea y en el crecimiento profesional del equipo. Nunca dejar de aprender.” Además, la sostenibilidad también se encuentra en nuestros principios y valores.

 

¿Qué tipo de acciones estáis llevando a cabo para promover el cumplimiento de los 17 ODS?

 

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) aprobados por Naciones Unidas en 2015, tratan un conjunto de 17 objetivos y 169 metas destinadas a resolver los problemas sociales, económicos y ambientales que aquejan al mundo, y que abarcan el periodo hasta el año 2030.

Como despacho de abogados hemos asumido el compromiso de ejercer nuestra actividad contribuyendo al cumplimiento de estos ODS. En este marco, aspiramos a fomentar la conservación y mejora de los activos económicos, sociales y medioambientales de nuestro entorno. Parte de la guía de nuestro trabajo es el Pacto Mundial de las Naciones Unidas, del que Linares Abogados forma parte desde el 2014. Por otro lado, contemplamos estos ODS en el Plan de sostenibilidad 2020-2023.

En este sentido, el despacho se suma a esta Agenda 2030 y nos comprometemos con los ODS distinguiendo dos niveles de contribución: uno, por modelo de negocio (ODS 16. Paz, justicia e instituciones sólidas; ODS 17. Alianzas para lograr los objetivos; y ODS 8. Trabajo decente y crecimiento económico); y dos, por políticas corporativas (ODS 4. Educación de calidad; ODS 3. Salud y bienestar; ODS 5. Igualdad de género; ODS 12. Producción y consumo responsables; ODS 13. Acción por el clima; y ODS 9. Industria, innovación e infraestructura).

En concreto, Linares Abogados orienta sus esfuerzos a promover el Estado de derecho, el crecimiento económico sostenido y en impulsar alianzas. Además, promueve con sus políticas corporativas oportunidades de aprendizaje, contribuye a lograr la igualdad de género, fomenta la innovación, garantiza la igualdad de oportunidades y adopta prácticas de sostenibilidad que cuidan el medioambiente.

Por mencionar ejemplos de acciones concretas, podemos destacar en el último año la organización de un crowdfunding en colaboración con las ONGs iHelp y Fundación del Valle para recaudar fondos destinados al proyecto con el que estamos comprometidos desde 2013 y que garantiza el acceso a la educación de niñas en Guatemala: Becas para las Niñas.

Además, nuestro Pro bono recoge los servicios de asesoramiento y consultoría que el despacho presta de forma gratuita y con la misma calidad y excelencia que al resto de clientes (de hecho, se considera un cliente más) a entidades sin ánimo de lucro con fines y actividades benéficos, asistenciales, culturales o educativos, facilitando a todos los profesionales las herramientas necesarias para llevarlas a cabo, así como las horas de trabajo que son dentro de su jornada laboral.

Otro ejemplo son los convenios de colaboración con diferentes Universidades y Escuelas que garantizan la formación constante de nuestros profesionales, así como la colaboración con la empresa Mora Morango, que ofrecía fruta fresca cortada y pelada en el día, para garantizar la salud y el bienestar de los empleados; o las políticas internas como la política de diversidad de género, que recoge las buenas prácticas con empleados.

Por otro lado, en 2020 comenzamos una colaboración con la startup social HelpUp, para ofrecer servicios de consultoría de sostenibilidad 360º ofreciendo así a los clientes una herramienta útil y eficaz de gestión y medición de la sostenibilidad. Esta colaboración se afianzó después de llevar a cabo el trabajo conjunto de análisis siguiente: informe Post-covid19. Tendencias en la sostenibilidad tras el impacto de la covid-19, lo que incluyó dos webinars con diferentes profesionales y empresas que también participaron en el trabajo.

El proyecto “Afterworks sosTECHnibles” genera sinergias entre profesionales y entidades para aplicar las nuevas tecnologías a la sostenibilidad y completar los proyectos “Tech” con un enfoque sostenible.

Por otro lado, creamos lazos con proveedores en pro del desarrollo sostenible. Esto lo abordamos desde el proyecto “Compras sostenibles”. También el proyecto “Oficina sostenible” aborda buenas prácticas que cuidan el medioambiente tanto en la oficina como en las casas de nuestros empleados, ahora más que nunca con el teletrabajo; así como otras acciones que, aun siendo “pequeñas”, logran contribuir a esta Agenda 2030 y sus ODS.

 

¿Os están pidiendo vuestros clientes un compromiso real con la sostenibilidad?

 

No lo requieren en su totalidad, algunos solicitan firmar un Código de proveedores responsables, pero no son la mayoría.

Por otro lado, si bien no lo requieren, lo valoran enormemente y saben distinguir entre una sostenibilidad contada y otra gestionada (donde se demuestra el compromiso). La coherencia es atractiva y ayuda a merecer la confianza.

En este sentido, destacamos el proyecto “Finanzas sostenibles” con el que ayudamos a nuestros clientes en su transformación sostenible y, por ende, impulsamos el desarrollo sostenible del sector financiero. Ser sostenibles y hacer sostenibilidad van de la mano.

Los profesionales que abordan este proyecto integran un equipo mixto de Regulatorio (más de 25 años) y Sostenibilidad (más de 6 años) trabajando un asesoramiento y consultoría que abarca la sostenibilidad en todas sus dimensiones. Tratamos de adaptar la nueva normativa de sostenibilidad a la que estas entidades están sujetas y abordamos:

  • el Reglamento de Divulgación (SFDR);
  • la Taxonomía que define y clasifica las actividades sostenibles;
  • la Ley de los Estados de Información No Financiera (EINF) que transpone NFRD;
  • la Ley sobre el fomento de la implicación a largo plazo de los accionistas y que transpone SRD II;
  • los cambios en materia de sostenibilidad que llegan a MiFID II, UCITS y AIFMD;
  • el Reglamento y Directiva: IFR e IFD que tratan las obligaciones prudenciales de las empresas de inversión;
  • el Reglamento de índices de referencia;
  • otras en camino: Estándar de Bonos Verdes; Ecoetiqueta para productos financieros; y CSRD, entre otras.

 

Si tuviera que aconsejar a otro despacho sobre cómo lograr ser más sostenible ¿qué le dirías?

 

Ante todo, es importante que los despachos asumamos que la sociedad, los inversores, el regulador, etc. ahora prestan más atención a la sostenibilidad, mencionada también como ESG (factores medioambientales, sociales y de gobernanza, por sus siglas en inglés) y es de suponer que esto influirá cada vez más en las decisiones de las empresas y, por tanto, en la transformación del sistema. Las cosas ya no van a funcionar como hasta ahora.

La sostenibilidad, o ESG, va al corazón de lo que es tu negocio, quién eres como empresa o despacho, qué impacto tienes en el mundo, cómo alineas tu modelo con las necesidades de la sociedad, de qué informas, y cómo comprometes a tu gente y a tus stakeholders. Esta es la base.

¿Y cómo lograr ser sostenible? Lo primero es eso, ver quién es el despacho, para qué está aquí, qué aporta y a quiénes, cuál es su propósito, hacia dónde va, etc.

Todo empieza en la identidad y continúa en la estrategia, centrada en objetivos ambiciosos, para hacer de la sostenibilidad una prioridad e identificar las intervenciones más relevantes para lograrlo. Esta estrategia es el camino y se plasma en un Plan de sostenibilidad que define una hoja de ruta a través de su materialidad: el posicionamiento, los objetivos, las líneas de intervención y grupos de interés involucrados, y los proyectos del despacho que le permitirán desarrollar esa sostenibilidad.

Por otro lado, es importante poner el foco en la involucración de los directivos y profesionales. Además, la tecnología puede ser una gran aliada, orientada a gestionar la cadena de valor para que toda ella se inspire en la sostenibilidad, formando alianzas con los grupos de interés.

Por último, diríamos que la gobernanza y los informes son muy importantes, renovando la alta dirección, con la ayuda de asesores externos, y dando más transparencia a los informes del despacho relacionados con su impacto, definiendo claramente los objetivos de sostenibilidad y actualizando los pasos dados hacia su consecución.

Sobre todo, hay que querer integrar la sostenibilidad y esto es decisión de la alta dirección. Luego, es cuestión de arremangarse y trabajar, realizando una verdadera gestión a través de un seguimiento, control, medición, evaluación y propuestas de mejora.

 

Comments are closed.