Igualdad de género

El reto global 

La igualdad de género no solo es un derecho humano fundamental, sino que es uno de los pilares esenciales para construir un mundo pacífico, próspero y sostenible. Se han conseguido algunos avances durante las últimas décadas: más niñas están escolarizadas, y se obliga a menos niñas al matrimonio precoz; hay más mujeres con cargos en parlamentos y en posiciones de liderazgo, y las leyes se están reformando para fomentar la igualdad de género.  A pesar de estos logros, todavía existen muchas dificultades: las leyes y las normas sociales discriminatorias continúan siendo generalizadas, las mujeres siguen estando infrarrepresentadas a todos los niveles de liderazgo político, y 1 de cada 5 mujeres y niñas de entre 15 y 49 años afirma haber sufrido violencia sexual o física a manos de una pareja íntima en un período de 12 meses. 

El Objetivo 

El ODS 5 pretende facilitar a las mujeres y niñas igualdad en el acceso a la educación y atención médica, en las oportunidades para conseguir un trabajo digno y en la representación en los procesos de adopción de decisiones políticas y económicas. 

Algunos datos de España 

El Índice Europeo de Igualdad de Género mide la situación de igualdad entre mujeres y hombres en seis ámbitos básicos de la vida social: empleo, dinero, conocimiento, tiempo, poder y salud, en una escala de puntuación del 1 al 100. Para el conjunto de la Unión Europea, la salud es el área donde existe una menor brecha, mientras que es en el ámbito del poder donde la desigualdad se manifiesta con mayor intensidad. España se sitúa en el puesto número 8, con 72 puntos sobre 100 en la puntuación global. 

En 2018, España ha obtenido puntuaciones sensiblemente superiores a la media europea en los ámbitos de empleo, conocimiento, poder y salud; siendo este último el ámbito de mayor puntuación para España, mientras que su posición es más modesta en cuanto a los indicadores de dinero y tiempo. 

Otras dos dimensiones de especial relevancia son la violencia de género y la digitalización del ámbito laboral, en las que hay margen de mejora.  

Posible impacto de la Covid-19: Las restricciones por la COVID-19 a nivel global aumentan el riesgo de violencia doméstica y la carga de trabajo en los hogares para las mujeres. Desde el inicio de la crisis, las mujeres en España tienen mayor probabilidad de haber perdido su empleo pues están sobrerrepresentadas en sectores parados. 

El compromiso de un despacho 

Cualquier empresa tiene un papel clave en este ODS, debiendo adoptar a nivel interno políticas y procedimientos para garantizar los mismos derechos y oportunidades laborales a la mujer e invirtiendo a nivel externo en programas de empoderamiento de las mujeres y niñas, fomentando así el crecimiento económico y el desarrollo social. 

La oportunidad  

Un despacho que otorga igualdad de condiciones a su equipo independientemente de su género es una organización que cuenta con la ventaja de la pluralidad y diversidad en sus proyectos. Un equipo de trabajo plural tendrá ideas más integradoras y amplias y será, en consecuencia, mucho más competente.