Hambre cero

El reto global

Tras décadas de una disminución constante, el número de personas que padecen hambre (medido por la prevalencia de desnutrición), comenzó a aumentar lentamente de nuevo en 2015. Las estimaciones actuales indican que cerca de 690 millones de personas en el mundo padecen hambre, es decir, el 8,9 por ciento de la población mundial, lo que supone un aumento de unos 10 millones de personas en un año y de unos 60 millones en cinco años.

El Objetivo

El ODS 2 gira alrededor de diferentes aspectos relacionados con la alimentación como poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible. Por un lado, se trata de mejorar y dar acceso a todas las personas a una alimentación sana, nutritiva y suficiente, así como de erradicar todas las formas de malnutrición. Por otro, en lo que se refiere a la producción de alimentos, se busca incrementar la productividad, la resiliencia y la calidad del empleo agrícola, fortaleciendo así, en general, el sistema alimentario.

Algunos datos de España

La Encuesta de Condiciones de Vida (INE) mide el porcentaje de personas que no pueden permitirse una comida con carne, pollo o pescado una vez cada dos días. En el 2017 este porcentaje volvió a subir y se sitúa desde entonces en un 3,7%. Por edades, el grupo más afectado es el de los menores de edad, cuya cifra en el 2019 es del 4,5%. Por otro lado, ALADINO, estudio de referencia en la vigilancia de la obesidad infantil en España, destaca la prevalencia de sobrepeso en la población infantil de 6 a 9 años, que es del 23,3%.

España es el país de la UE con una extensión mayor de agricultura ecológica: 2.018.802 hectáreas, el 8,24% del total agrícola en 2015, según datos de Eurostat. Sin embargo, gran parte de esta producción es exportada, ya que el ritmo de crecimiento del consumo ecológico nacional ha sido muy inferior.

Posible impacto de la Covid-19: Miles de personas han perdido sus ingresos, limitando su acceso a alimentos y viendo afectados sus medios de vida. Se han visto colas del hambre en muchas ciudades españolas, dejando visibles  los “nuevos pobres”, víctimas de esta nueva crisis.

El compromiso de un despacho

Hay determinadas empresas cuyo núcleo de negocio está más directamente ligado a este Objetivo, como las del sector agrícola o las del sector de la alimentación. No obstante, todas las empresas, independientemente de su sector, pueden tomar medidas para luchar contra el hambre, pues todos nosotros nos alimentamos, incluido el equipo de profesionales del despacho, sus familiares y amigos y podemos apoyar a los productores ecológicos locales.

La oportunidad

Un despacho puede impulsar acciones en esta línea a través de la promoción de prácticas sostenibles respecto de los alimentos que se consumen, impactando por tanto en la alimentación de su equipo, pero también en su comunidad más cercana comprando productos ecológicos locales.