El reto global 

El mundo está avanzando hacia la consecución del Objetivo 7 con indicios alentadores de que la energía se está volviendo más sostenible y ampliamente disponible. El acceso a la electricidad en los países más pobres ha comenzado a acelerarse, la eficiencia energética continúa mejorando y la energía renovable está logrando resultados excelentes en el sector eléctrico. A pesar de ello, es necesario prestar una mayor atención a las mejoras para el acceso a combustibles de cocina limpios y seguros, y a tecnologías para 3000 millones de personas, para expandir el uso de la energía renovable más allá del sector eléctrico e incrementar la electrificación en el África subsahariana. 

El Objetivo 

El ODS 7 se centra en garantizar el acceso universal a una energía asequible, confiable y moderna para mejorar las condiciones de vida de millones de personas. A largo plazo se busca aumentar el uso de energías renovables frente a los combustibles fósiles y fomentar la eficiencia energética.  

Algunos datos de España 

La alerta climática planteada por la comunidad científica ha hecho que, en el horizonte 2020-2050, las emisiones de CO2 se constituyan como el principal vector de transformación del sector de la energía. Una mirada al mix energético español en los últimos años muestra una evolución que registra un importante incremento en energías renovables. Según la Red Eléctrica de España, las energías renovables han aumentado su cuota hasta alcanzar el récord histórico del 45,5% en 2020. Destacan la eólica con un 22,5% de la producción eléctrica total, seguidas de la hidráulica y la solar fotovoltaica con un 12,8% y un 6,2%, respectivamente. El 54,5% de la electricidad se sigue generando con fuentes no renovables, entre las que destaca la producción de ciclos combinados, la cogeneración y la nuclear.  

No obstante, como las necesidades energéticas lo que España es capaz de producir, se importa gran parte de la energía, destacando el petróleo y sus derivados, el gas natural y el carbón. En el año 2017, el porcentaje de dependencia energética se situaba en el 74% y el objetivo para el año 2030 es un 61%. 

Por último, los problemas que afectan a una mayor parte de la población siguen siendo el gasto energético desproporcionado y la pobreza energética escondida. En 2019, un 16,7% de los hogares poseían un gasto energético desproporcionado -es decir, un gasto energético sobre los ingresos superior al doble de la mediana nacional. Además, el 10,6% de los domicilios estaban afectados por la pobreza energética escondida, lo que implica un gasto energético absoluto inferior a la mitad de la mediana nacional. 

Posible impacto de la Covid-19: La energía es un elemento importante en la recuperación mundial. Además, su acceso es importante para permitir que los consumidores más vulnerables estén conectados. La pandemia puede incrementar la pobreza energética con efectos sobre la calidad de vida de las personas afectadas. 

El compromiso de un despacho 

Un despacho que usa energías renovables se compromete con un futuro sostenible para el entorno global y una economía sostenible en la que prime el bienestar de la sociedad y del planeta. 

La oportunidad  

Usar energías renovables significa recurrir a una energía estable que no depende de fuentes que se están agotando. Optar por sistemas de eficiencia energética tiene un beneficio económico directo ya que las empresas podrían ahorrar hasta uno de cada cuatro euros en su factura energética con medidas de eficiencia.