El reto global 

La educación permite la movilidad socioeconómica ascendente y es clave para salir de la pobreza. Durante la última década, se consiguieron grandes avances a la hora de ampliar el acceso a la educación y las tasas de matriculación en las escuelas en todos los niveles, especialmente para las niñas. No obstante, alrededor de 260 millones de niños aún estaban fuera de la escuela en 2018; cerca de una quinta parte de la población mundial de ese grupo de edad. Además, más de la mitad de todos los niños y adolescentes de todo el mundo no están alcanzando los estándares mínimos de competencia en lectura y matemáticas. 

El Objetivo 

El ODS 4 busca garantizar una educación inclusiva y equitativa de calidad y promover oportunidades de aprendizaje permanente para todas las personas. La educación desempeña una función fundamental en la plena realización de los derechos humanos, la paz, el ejercicio responsable de la ciudadanía local y mundial, la igualdad de género, el desarrollo sostenible y la salud, así como la concienciación y el desarrollo de conocimiento y competencias que pueden beneficiar a todos los ODS. 

Algunos datos de España 

En España, la tasa de alfabetización se sitúa en torno a un 98%, no obstante, el abandono escolar sigue siendo una de las mayores preocupaciones del sistema educativo, teniendo la tasa más alta de Europa con un 16% en 2020. Por lo que respecta al sistema universitario español se sigue observando la brecha de género en las carreras técnicas o científicas. En la actualidad, y teniendo en cuenta que, según los datos del MEFP, las mujeres representan un 54,3 % del alumnado matriculado y del 58,5% del total de egresados en estudios universitarios. 

La formación permanente tiene un peso importante en el mercado laboral actual en el que los cambios se suceden constantemente. En España en el año 2019 un 9,5% de hombres y un 11,7% de mujeres con edades comprendidas entre 25 y 64 años han participado en alguna actividad de educación o formación permanente, frente a países europeos como Suecia, Finlandia o Dinamarca en lo que los porcentajes se sitúan entre el 20,7% para la población masculina danesa y el 42,9% para la población femenina sueca. 

Posible impacto de la Covid-19: El cierre de los centros educativos afectó a 9,5 millones de estudiantes en España imposibilitando, en muchos casos, los resultados de aprendizaje pertinentes. La brecha de habilidades existente en España podría incrementar y dificultar más la empleabilidad de los jóvenes, afectando asimismo la brecha existente entre familias y centros educativos con menos recursos y aquellos con más recursos, generando más conflicto social. 

El compromiso de un despacho 

Las acciones que lleve a cabo un despacho para formar a su personal le reportarán un impacto positivo directo al formar una plantilla más especializada en sus puestos de trabajo, pero también con una visión más amplia de los demás factores a tener en cuenta. Sin embargo, no sólo debe trabajar este objetivo de forma interna, sino que es necesario invertir en mejorar la educación de los centros educativos, por ejemplo, ofreciendo a sus estudiantes la posibilidad de realizar prácticas, permitiéndole así beneficiarse de conocimiento y experiencia del despacho y de sus profesionales.   

La oportunidad  

La inversión de tiempo y dinero en educación amplía las oportunidades de negocio de las empresas, creando nuevos mercados y bases de clientes y favoreciendo unos trabajadores más cualificados, aumentando con ello la productividad y el crecimiento de las empresas. Una población más educada tendrá además acceso a mejores oportunidades laborales y salarios y, por lo tanto, a más ingresos, lo que beneficia a su vez a la economía y el bienestar social.