Agua limpia y saneamiento

El reto global 

Si bien se ha conseguido progresar de manera sustancial a la hora de ampliar el acceso a agua potable y saneamiento, existen miles de millones de personas (principalmente en áreas rurales) que aún carecen de estos servicios básicos. En todo el mundo, una de cada tres personas no tiene acceso a agua potable salubre, dos de cada cinco personas no disponen de una instalación básica destinada a lavarse las manos con agua y jabón, y más de 673 millones de personas aún defecan al aire libre. La pandemia de la COVID-19 ha puesto de manifiesto la importancia vital del saneamiento, la higiene y un acceso adecuado a agua limpia para prevenir y contener las enfermedades. La higiene de manos salva vidas. 

El Objetivo 

El ODS 6 está destinado a lograr un acceso universal y equitativo al agua potable y a servicios de saneamiento e higiene adecuados, así como a mejorar la calidad del agua a nivel global. La garantía del suministro de agua en cantidad y calidad suficientes es fundamental para el desarrollo de la sociedad y para la lucha contra la pobreza y las enfermedades en cualquier parte del mundo.  

Algunos datos de España 

En España el 86% de la población censada en España tiene disponible agua con una calidad sanitaria acorde con los parámetros establecidos en la normativa española, el 99,5% del agua es apta para el consumo y el 98,4% de la población está conectada a plantas de tratamiento de aguas residuales.  

Sin embargo, el problema más acuciante es el estrés hídrico, que es actualmente del 20,6% (el cociente entre los recursos utilizados y el total disponible a largo plazo), uno de los mayores de la Unión Europea. El consumo anual de agua en el territorio español asciende a 30.169,38 Hm3, de los cuales un 78% es para uso agrario, un 18% para uso doméstico y un 4% para uso industrial. Dada la naturaleza semiárida o árida de gran parte de nuestro territorio y el creciente problema de desertificación, el ODS 6, está especialmente relacionado con el ODS 13 de lucha contra el cambio climático. 

Posible impacto de la Covid-19: Las poblaciones que residen en asentamientos informales están más expuestas y, por tanto, son más vulnerables, al no disponer de servicios de agua, saneamiento e higiene. El ex relator Especial sobre Extrema pobreza y derechos humanos de la ONU Philip Alston advirtió tras su visita a España en enero de 2020 que había encontrado barrios pobres “con condiciones mucho peores que un campamento de refugiados, sin agua corriente, electricidad ni saneamiento, donde los trabajadores inmigrantes llevan años viviendo sin ninguna mejora en su situación”. 

El compromiso de un despacho 

Si bien es cierto que la mayor parte de las reservas hídricas son utilizadas en el sector industrial y empresarial, también es importante que el despacho gestione de forma sostenible los recursos hídricos, así como tener en cuenta que la posible contaminación de los mismos puede ser consecuencia de nuestras acciones u operaciones y así minimizar el impacto en el entorno. 

La oportunidad  

Una forma efectiva de colaborar con este objetivo es el uso racional del agua, lo que además genera un ahorro directo en los costes de la empresa. Otra forma de reducir el consumo de agua es a partir de la minimización, reutilización y reducción de residuos, acciones, lo que, de nuevo, reportan un beneficio económico.