El reto global 

El cambio climático está afectando a todos los países de todos los continentes. Está alterando las economías nacionales y afectando a distintas vidas. Los sistemas meteorológicos están cambiando, los niveles del mar están subiendo y los fenómenos meteorológicos son cada vez más extremos. A pesar de que se estima que las emisiones de gases de efecto invernadero caigan alrededor de un 6 % en 2020 debido a las restricciones de movimiento y las recesiones económicas derivadas de la pandemia de la COVID-19, esta mejora es solo temporal. El cambio climático no se va a parar. Una vez que la economía mundial comience a recuperarse de la pandemia, se espera que las emisiones vuelvan a niveles mayores 

El Objetivo 

El ODS 13 pretende introducir el cambio climático como cuestión primordial en las políticas, estrategias y planes de países, empresas y sociedad civil, mejorando la respuesta a los problemas que genera, e impulsando la educación y sensibilización de toda la población en relación con el fenómeno. Además, se insta a los estados a contribuir para lograr los objetivos de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. 

Algunos datos de España 

El Observatorio de Sostenibilidad y AIS Group analizaron en el año 2019 el comportamiento en cuanto a emisiones de CO2 de las 17 CCAA y las dos ciudades autónomas para señalar la importancia de las actuaciones a escala regional y local para solucionar la emergencia climática.  

El análisis recoge la evolución del grado de emisiones de CO2 desde 1990 y hasta 2019 en cada una de las regiones de España. 

A nivel nacional, en ese periodo de tiempo, el volumen de emisiones arrojadas ha aumentado por encima del 8%, pasando de 289 millones de toneladas de CO2 en 1990 a los más de 313 millones de toneladas en 2019. Si bien, el pico máximo se alcanzó en 2007, llegando a superar los 447 millones de toneladas.  

Las Comunidades Autónomas tienen una importante responsabilidad en las emisiones de su territorio tanto para desarrollar sus propios planes y políticas de reducción, desarrollar las renovables, incentivar el autoconsumo, compra pública desde la administración, aumentar las exigencias a empresas en contratos públicos, etcétera. Dentro del Pacto Verde Europeo, en septiembre de 2020 la Comisión propuso elevar el objetivo de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030, incluidas las emisiones y absorciones, hasta al menos el 55% con respecto a 1990, esto es más ambicioso que el Acuerdo de París. 

Las CCAA que más ha emitido en valores absolutos han sido Andalucía y Cataluña que suponen un 14% del total emitido, seguidas de Castilla y León con un 10%, Galicia con un 9%, Asturias con un 8% o Comunidad Valenciana con un 7%. Las que menos Rioja, Navarra, Cantabria y Extremadura.  

Las comunidades que más han reducido sus emisiones han sido Asturias, Castilla y León, Galicia y Aragón. Las que más han aumentado sus emisiones son Murcia, Navarra y Extremadura. Con los datos disponibles a finales de 2020, entre 2018 y 2019 han aumentado sus emisiones, estas son Navarra, Región de Murcia y País Vasco. 

Las Comunidades Autónomas que tienen más peso de emisiones de sectores fijos son Asturias, región de Murcia y Galicia coincidiendo con las grandes emisiones de las centrales térmicas y el polo industrial de Escombreras de Murcia. En el otro extremo, Madrid, Extremadura y La Rioja.  

Posible impacto de la Covid-19: Parece que ha habido un impacto positivo, el medioambiente y, especialmente, la calidad del aire se ha visto beneficiada del parón ocasionado por la pandemia. No obstante, queda mucho por hacer y el Plan de Recuperación para España refuerza la transición verde de la economía que ya estaba en marcha. Las inversiones verdes son una de las apuestas claras y ejemplo de ello es la aprobación de la Estrategia Españolas de Economía Circular o el Proyecto de ley de Cambio Climático y Transición Energética. 

El compromiso de un despacho 

Los despachos pueden contribuir a alcanzar el ODS 13 y el objetivo global del Acuerdo de París estableciendo estrategias para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera con el fin de evitar la propagación de fenómenos climáticos adversos que afectan al planeta y ponen en peligro a todas las personas.  

La oportunidad  

El mercado necesitará cada vez más soluciones medioambientalmente innovadoras y entender los riesgos que tienen las consecuencias del cambio climático ayuda a las empresas a tomar mejores decisiones para evitar los costes que vienen asociados con una mala gestión en sostenibilidad. Establecer medidas y acciones en este sentido no solo permitirán reducir el impacto del cambio climático sino también aumentar nuestra calidad de vida.